Etiquetas

, , , , , , ,

Después de un par de semanas de viaje por el mundo (por obligación, ojalá por fuese por diversión, aunque intento que siempre sea un poco de ambas cosas), resulta que llego a casa y otra vez hay una cosa que echo de menos, siempre la misma: no poder tomarme un café con leche vegetal en prácticamente ninguna parte.

Y es que siempre que viajo existen dos opciones, que yo tenga mucha suerte, o que de verdad este sea el único sitio del planeta donde ningún sitio fuera de tu casa pueda ponerte un café con algo que no sea leche de vaca (siempre pienso en que no hay miles de veganos en España, vale, pero sí que hay miles de intolerantes y de alérgicos a la lactosa, que al menos debería ayudar…)

El café es una de las cosas que más me gustan, pero que me resigno a tomar con hielo durante todo el año (llueva, truene o nieve) cuando salgo.

He vuelto con ganas de escribir un post dedicado a eso, al café, a esos países en los que en todas partes mencionas leche de soja, soya milk, o leche vegetal, y rápidamente aparece. Y no digo cuando aparece también de avena, de almendras…y yo siempre quiero revisar el paquete por si acaso.

¿De verdad aquí nadie la pide? ¿de verdad no se vende? ¿de verdad es necesario cobrar un suplemento en el café en los pocos sitios que la tienen?

Aquí un link de sus beneficios y otro a la petición en su día que se hizo en change.org, ya cerrada.

Eso sí, un súper gracias al señor del bar que hay bajo mi casa, que siempre tiene cartones chiquititos preparados y que me lo cobra al mismo precio que a todos los demás. Además ahora ya no soy yo sola, porque varios de mis amigos se han cambiado a mi versión del café.

 

starbuckssoja

 

Anuncios